El conductor del minuto. Salí de casa. Tenía que ir a Barcelona, me dirigía a la parada del autobús, como de costumbre. Con el tiempo justo, como de costumbre. A medio camino me di cuenta de que había olvidado la mascarilla en casa. Media vuelta. Corre.